20 julio 2012

Las bicicletas son para el verano ¿Y el bacalao para el invierno?

Cuando llega el frío a la península, la gastronomía tiende a trasnformar sus platos en guisos calientes y consistentes, carnes, pucheros, sopas y también el pescado dominan los menús invernales. Uno de los alimentos más consumidos en estas fechas es el bacalao. Ya sea por que tradicionalmente era un alimento que gracias al salazón podía conservarse durante más tiempo, lo cierto es que hoy dia seguimos consumiendo bacalao con asiduidad, e inevitablemente asociado a épocas como la Cuaresma, cuando las abuelas cocinan sus potajes sin carne y guardan vigilia. O también con las nevadas, imprescindible acompañar un plato de atascaburras o ajo arriero, de migas de bacalao.

El bacalao es un pescado con propiedades altamente saludables por su alto contenido en proteínas, más incluso que algunas carnes y huevos. Contiene altos niveles de calcio, fósforo y yodo, muy favorables para el cuidado de músculos, huesos y el tiroides. Es uno de los pescados con menos materia grasa y además contiene Omega 3 para regular el colesterol. Existe una diferencia calórica considerable entre el consumo del bacalao fresco (70 Kcal/100 gr) y el bacalao seco (320 Kcal/ 100 gr).

Preparar el bacalao

Antes de cocinar el bacalao fresco hay que prepararlo, quitándole la cabeza y las vísceras. Nos quedan el lomo, que es la parte más gruesa, la cola muy apreciada para preparar guisos y sopas  y las kokotxas, que tienen muchísimo sabor, pero son escasas, de ahí que su precio sea elevado.

Antiguamente, a falta de frigoríficos, el bacalao se conservaba en seco o en salazón. Antes de cocinar el bacalao en salazón, es conveniente quitarle toda la sal, metiéndolo en agua.

Cocinar el bacalao

Con el calor, la mejor opción para preparar el bacalao es como entrante frío o en ensalada,  pero empanado, frito o en el horno también está delicioso.



Hoy te vamos a sugerir un carpaccio de bacalao, al ser un pescado grueso, está delicioso. Antes de preparar el carpaccio, es muy recomendable desalar el bacalao en agua durante al menos 24 horas. El secreto para preparar el carpaccio de bacalao es hacer filetes muy finitos. Un truco para que salgan bien finos, es meter el pescado en el congelador y cortarlo cuando aun esté duro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada